lunes, 16 de junio de 2014

DOS ROSENSES QUE FUERON A ROSARIO A ESTUDIAR HOTELERÍA SE GRADUARON CON HOSTEL PROPIO

Dos hermanos de Las Rosas decidieron darle su toque personal a un viejo hostel rosarino abandonado y hoy tienen su propio emprendimiento familiar. El ambiente tiene mucha concurrencia tanto de extranjeros como de turismo local.
Carla y Javi Ferreyra fueron a Rosario para estudiar hotelería y se entusiasmaron tanto con la ciudad que decidieron abrir el hostel Kalifornia, un lugar familiar que invita a los turistas a sentirse como en casa. Les fue tan bien que ya piensan expandirse por Buenos Aires y Córdoba.
Ambos llegaron a la ciudad y se encontraron con un tradicional Hostel venido a menos y en venta. Con ayuda familiar, ahorros y créditos lograron cumplir su sueño de abrir su propio establecimiento y hoy cuentan con un gran número de visitantes tanto argentinos como del exterior.
El proyecto, que comenzó en septiembre de 2013 ofrece a los turistas un espacio familiar donde encontrarse con otros viajeros y compartir aventuras en un ambiente pintoresco y relajado.
"Somos de Las Rosas, con mi hermano vinimos a Rosario a estudiar hotelería, empezamos a trabajar en hoteles y hostels y fuimos ahorrando para arrancar nuestro propio emprendimiento, nos encantó cómo era el mundo de los hostels por dentro y nos decidimos a comprar uno, con ayuda de la familia, ahorros y créditos pudimos comprar Hostel Kalifornia", explicó Carla Ferreyra, de 27 años.
"El hostel no tenía muy buena fama, sus empleados vivían allí y estaba abandonado, nosotros le dimos nuestro toque personal pero decidimos conservar el nombre porque es así como lo conoce la gente y hubieses sido confuso cambiárselo", contó la joven.
El predio, que demandó una inversión superior a los $100.000 se encuentra ubicado en 3 de Febrero 2025 y cuenta con un patio central, terraza con parrillero y capacidad para alojar hasta 30 personas en simultáneo. "El Hostel tiene mucha concurrencia tanto de extranjeros como de turismo local, en invierno vienen muchos argentinos y en verano muchos extranjeros sobre todo de Francia, Israel, Alemania o Inglaterra", explicó Carla.
"Lo que nos diferencia de cualquier otro Hostel de la ciudad es que es un ambiente muy familiar, lo manejamos y hacemos todo mi hermano y yo, es un ambiente muy cálido, como estar en casa, nos gusta reunirnos con los turistas, tomar mates, también los sábados organizamos cenas tradicionales donde comemos empanadas de carne caseras y hasta mi mamá nos ayuda a cocinar", detalló.
Los hermanos buscan, a futuro, poder refaccionar nuevamente el Hostel y encontrar una plaza, ya sea en Buenos Aires o Córdoba para expandirse y crear su propia cadena de Hostels. "Creemos que Rosario está muy poco explotada a nivel turístico, la gente viene y sólo sabe que quiere visitar el Monumento a la Bandera, no saben de todas las actividades incluso gratuitas que hay para hacer, además hay más de 100 hostels por lo que la competencia es muy ardua", concluyó Carla Ferreyra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada