jueves, 30 de enero de 2014

DESDE COSQUIN...QUINTA LUNA

Noche santiagueña…
En la quinta noche del Festival nacional de Folklore. tuvo a Raly Barrionuevo como punta de una ristra que terminaría de ensartar sus 35 elementos cerca de las ocho de la mañana.
La actuación de Raly resultó breve pero contundente y tuvo esa mezcla de compromiso social y variedad sonora que caracteriza al friense de Unquillo. Raly comenzó solito con su guitarra, para una zamba del Chango Rodríguez y tuvo como invitados primero a Ramiro González y José Luis Aguirre y después a La Cruza, de Villa el Libertador, una banda de esas que no canta por cantar, que antes de acomodarse los instrumentos acomodaron una remera a modo de bandera que decía “Fuera Monsanto de Malvinas”.
Un buen comienzo. Enseguida, Gustavo Chazarreta demostró ser un cantor con ideas claras y estilo definido y Facundo Toro hizo lo que sabe hacer para encantar.La noche estaba hermosa y la plaza, ocupada en más del 80 por ciento, predisponía de la mejor manera a entrar en asuntos festivaleros. 
Temprano llegó lo que para muchos quedará entre los momentos más tocantes de esta edición del festival: la actuación de Los Manseros Santiagueños. Acaso porque el conjunto creado hace más de medio siglo por Onofre Paz y Leocadio del Carmen Torres es la última muestra de una edad dorada de nuestra música, el afecto del público hacia Los manseros es incondicional. “Manseros, manseros” bajaba el grito de la tribuna y retumbaba en las plateas. Al final de una actuación aplaudidísima, Onofre Paz se quebró en llanto, antes de recibir el poncho coscoíno y más aplausos de una plaza conmovida. Un dato: Los manseros nunca recibieron el premio Consagración.
La noche tomaba color santiagueño con Coco Gómez y sus chacareras del monte, tocadas con acordeón; con los siempre queribles y emocionantes Coplanacu y con Carabajalazo, la última versión de la Familia Carabajal reunida, en esta ocasión con Cuti y Roberto y Los carabajal, que volverían solos con el andar de la noche, y Graciela.
En la noche santiagueña, también podía permitirse un homenaje a Eduardo Falú, uno de los grandes músicos argentinos, un artista de esos que evidentemente tenía una altísima consideración y un gran amor por su público, su pueblo, vistas las obras que le dedicó. Un creador que embelleció nuestra cultura y la vida de muchos, con obras imperecederas, de redonda belleza, y una manera de tocar la guitarra que dejará una marca profunda y para siempre en el imaginario de los argentinos.


Juan Falú, junto a Liliana Herrero, Lilián Saba y Marcelo Chiodi, serían los artífices del recuerdo del maestro, que comenzó apenas pasadas las tres de la madrugada. 

Humor traslasierras...
Quien tambien dejó su impornta humoristica fue "Doña Jovita", que con su particular forma de ver las cosas y su lenguaje tan particular hizo un guiño a la sonrisa con cada una de sus salidas.

Otra vez en el escenario mayor…
La previa tendrá especial interés para nuestra ciudad, ya que un año más, “Quebracho” subirá al escenario principal, en lo que se denominado La Previa, y será oportuna la posibilidad para volver a demostrar los valores del conjunto que ya conoce lo que es poner de pie a la plaza Próspero Molina.

Lo de hoy…

El Chaqueño Palavecino, Dalmiro Cuéllar, Negro Palma , Los Guaraníes, Mariana Cayón, 50º aniversario de la Misa Criolla: Opus Cuatro y coros; Ivotí, Ballet Nacional, Delegación de Salta, Motta Luna, Eliz Policicchio, Juanjo Domínguez, Marcela Ceballos, Rolando Goldman, Héctor Smuth, Los Caldenes, Juan Manuel Figueroa, Pancho Figueroa y Polo Román: "Se va la segunda"; Pelu Mercó, Radioteatro Cordobés, Pocho González, Germán Montes, Los Trajinantes, La Jangada, Los Sacheros Santiagueños, Precosquín: conjunto de malambo, pareja de baile estilizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada