sábado, 29 de enero de 2011

NOCHE TRANQUILA, PERO CON CALOR POPULAR EN COSQUIN

La de anoche debe haber sido la de menos histeria colectiva de los concurrentes y no porque los artistas que estaban para actuar no tuvieran su convocatoria, pero Cosquin es así, una noche locura y la siguiente la tranquilidad y la euforia medida en la plaza.
La agrupación Los Nombradores del Alba, integrada para rendir tributo a Los Nombradores y a Los Cantores del Alba, fue la encargada de abrir la octava jornada del Festival Mayor de Folclore de Cosquín en su 51era. edición.
El conjunto integrado por Nacho Prado, Daniel Campos y Facundo Toro abordó composiciones clásicas de aquel repertorio que fue furor en las décadas del 60 y 70 como "Lamento Mataco", "Escribirme una carta", "Yo, el aventurero" y la que dio nombre a la banda.
La noche tuvo como gran atractivo a Luciano Pereyra, sumó luego el violín mágico de Néstor Garnica, Julio Palacios, Mariana Carrizo, Lucia Ceresani, Emerger, Raúl Barboza, Quinteto Tiempo, Grupo Quimera, Delegaciones de Córdoba y Catamarca y la Delegación internacional de Ecuador.
El Festival Cosquín de la Canción tuvo presente con las interpretaciones de "Sapo cancionero" por Alazanes; "Vidala del nombrador" por Bruno Arias y "El antigal" a cargo de Mariel Trimaglio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada