lunes, 21 de junio de 2010

UNA DERROTA QUE NO DEFINIO NADA, ESTE FIN DE SEMANA SERÁ LA VERDAD

La tarde de ayer no fue una tarde más para Almafuerte y sus hinchas, y no era para menos, después de 24 años los celestes llegaban a un partido final por la liga cañadense.
En el día de la bandera este partido fue para el equipo de nuestra ciudad la primera prueba para demostrar porque llegó a esta instancia y lo demostró fundamentalmente en la segunda parte del partido donde comenzó a hacerse sentir y a pesar de ello no poder llegar al empate ya que en el primer tiempo fue superado por ADEO, y marcó a los 35 minutos el gol que sería al final el del triunfo y que no le permite al bi campeón hacer conjeturas sobre la repetición del título.
El conjunto de Almafuerte, que fue seguido con una cantidad impresionante de simpatizantes que colmaron el sector de los visitantes y se hicieron sentir en todo momento diciéndoles a sus jugadores que no estaban solos, como viene ocurriendo en los últimos partidos.
El local mostró sobre el terreno el porqué de las 47 fechas sin conocer la derrota mediante un buen juego en la zona de medios donde superaba al celeste y desde allí nacían los ataques que nuevamente Sosa, se encargó de anular y salvar su valla.
Por el lado del portaviones, la presencia de Mercuri en el medio era lo necesario para recuperar la pelota y enseguida buscar a los de buen pie como Olmedo y Zanni, que permanentemente llevaban el riesgo hacia Almafuerte.
Apuntábamos durante la transmisión de Renacer FM, que la zona que marcaba Agatti era la más propicia para los ataques del tricolor.
Le costaba al marcador del visitante controlar casi siempre porque lo sorprendían en el dos uno, ya que no había quien colaborara en esa marca.
Transcurrieron así los minutos con algunas llegadas del celeste pero sin la precisión necesarias para superar a un seguro Londero, que dio muestra de ser uno de los mejores metas de la liga.
Pero en el balance general eran hasta aquí mayores las llegas de ADEO que las de Almafuerte, es por ello que cuando corrían los 35 minutos de esta primera parte vino la jugada fatídica.
Cruce de pelota de izquierda a derecha del local, para que llegara a Mora quien perturbó mientras estuvo en la cancha a Agatti, llegó hasta el fondo echó el centro que de frente a arco conectó Sandoval, haciendo inútil el esfuerzo de Sosa, marcando el gol de la apertura. Esto significó que la parcialidad local explotara con todo.
Golpeó este gol sobre el celeste que salió a buscar el empate pero en la zona central seguía siendo superado por ADEO que controlaba e impedía el avance de Almafuerte que se fue al descanso son una derrota por la mínima diferencia.
La segunda parte mostró un cambio en el visitante, que presentó a Facundo Toia en lugar de Agatti, siendo Villacorta el que se retrasara a esa zona defensiva para controlar de una mejor manera los ataque por esa zona.
Pero además de eso el celeste presentó una actitud diferente a la de primer tiempo volcando a los Fernández sobre la izquierda dándole esto una mayor peligrosidad a los ataques del visitante.
Fue así que Londero volvió a ser llamado a intervenir en varias oportunidades respondiendo con seguridad y dejando sin posibilidades al celeste para llegar al empate.
Pocas intervenciones de Venezia e imprecisiones de Perassi, fueron las que se extrañaron a la hora de marcar goles, aunque el tanque en un par de oportunidades probó aunque sin precisión.
Además hubo otros tiros de media distancia del conjunto de nuestra ciudad pero sin puntería.
Nada está definido aún a pesar de la derrota.
Muestra de ello es que la celebración del tricolor fue medido y sin demasiada euforia sabiendo que solo es un paso de este partido de 180 minutos y recién se jugó la mitad.
El desquite será este fin de semana en nuestra ciudad, la diferencia no es grande es un marcador que se puede revertir en Las Rosas y que seguramente desde el marco que presentará la cancha de Almafuerte para empujar desde afuera y lograr esa estrella que se viene negando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada