miércoles, 14 de abril de 2010

AL FINAL SE CLAUSURÓ EL ACCESO SUR

Con fecha 12 de abril, el intendente Raúl Ponzio firmó la Resolución Municipal Nº 021/2010 donde se clausura preventivamente el denominado “Acceso Sur”, desde calle Roque Sáenz Peña hasta su empalme con la ruta nacional 178. La medida, fundamentada no solo por razones de seguridad y el pedido efectuado por el concejo deliberante local para que se analice y evalúe su factibilidad legal, se extenderá hasta tanto la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) informe oficialmente al municipio el “final de obra”.
La resolución deja constancia en sus artículos segundo y tercero que la misma sea comunicada a la DPV para que el organismo intervenga de manera urgente atento a las irregularidades en la ejecución, solicitando a su vez a la secretaría de Obras y Servicios Públicos del municipio la correspondiente señalización.
Coincidentemente con el mencionado requerimiento del concejo, se entendió prudente la clausura considerando la circulación por dicha arteria de vehículos -mayormente de tránsito pesado que se incrementa considerablemente en esta época por cuestiones de traslado de cereal, circunstancia que tornó necesario advertir la inminencia de riesgos por accidentes.
El “Acceso Sur”, obra de importancia que permite un ingreso más ágil desde la ruta 178 desembocando en la ex estación del ferrocarril por Bv. Kemmis, a solo una cuadra de pleno centro de la ciudad, fue llamado a licitación pública en agosto de 2007 por el gobierno santafesino. Tres meses después, la empresa Forobra SA fue seleccionada con un presupuesto de 3786851,16 pesos, monto inferior a los 3997174,61 de Obras y Servicios SA y 4188437,06 de SAVYC SA, contando con un plazo de ejecución de un año.
Mientras en abril de 2008 comenzaron los trabajos, en noviembre de ese mismo año el municipio aconsejó a Vialidad Provincial que ante el canal a cielo abierto de algo más de dos metros de profundidad que quedaba sobre la vereda este de Bv. Kemmis, lo conveniente era complementar un entubamiento a fin de que las lluvias no produzcan deterioros en el pavimento; incluso se ofreció a personal municipal llevar adelante esos trabajos para abaratar costos.
Ya en abril de 2009 y ante trascendidos de que la empresa constructora abandonaría la ciudad sin finalizar la obra, el intendente Raúl Ponzio informó telefónicamente al ministro de Obras Públicas santafesino Hugo Storero sobre los primeros inconvenientes que se vislumbraban. Para avanzar sobre el tema y teniendo en cuenta que el propio gobernador visitaría la ciudad semanas más tarde, se acordó una reunión para esa fecha donde finalmente se entrego una carpeta con un proyecto de entubamiento por administración municipal.
Mientras en agosto de ese año la empresa colocaba la primera capa de concreto asfáltico en su extensión Roque Sáenz Peña hasta la ruta nacional Nº 178, se recibía respuesta oficial de que por decisión técnica de Vialidad Provincial se mantendría un canal abierto, tipo cuneta. Sin embargo, el municipio continuó gestiones tendientes a lograr financiamiento que permita entubar el mismo, argumentando razones de seguridad.
Días después, la secretaría de planeamiento local, a cargo de Carlos Bortolussi, enumeró una serie de observaciones donde se destacaba carpeta asfáltica mal terminada, rotura de hormigón en zona de desagües, desniveles en la esquina de Bv. Kemmis y Constitución con acumulamiento de agua y deficiente sistema de señalización en su empalme con ruta 178. Al mes se reiteró la marcada erosión que descalzaba el hormigón y las columnas de iluminación, y sobre final de año la carencia de vallas que prohíban la circulación, lo cual generaba un alto riesgo para los vecinos del lugar.
En febrero de este año, fue nuevamente Planeamiento municipal quien elevó una nota con detalles que eran necesarios marcar a partir de la apertura, limpieza y señalización horizontal y vertical por parte de la empresa. Se sumaron a los conocidos ondulaciones en la carpeta asfáltica y carencia de nivelación en banquinas con inadecuada compactación.
Con fecha marzo de 2010 se dejó constancia que a pesar de la falta de confirmación oficial de habilitación, el tramo desde ruta 178 hasta Constitución ya recibía paso de vehículos, los cuales dejaron los primeros baches. En la misiva se expresó la preocupación por accidentes que pudieran ocurrir, tanto para los automovilistas como para los vecinos que en el barrio residen. Finalmente y sin ninguna respuesta sobre el tema en cuestión, fue que días atrás el intendente resolvió clausurar el acceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada