jueves, 25 de junio de 2009

CONTRA EL TARIFASO...

En el salón de usos múltiples de Bomberos Voluntarios, se llevó a cabo ayer una asamblea popular que tuvo como objetivo informar a la población el aumento en las facturas de gas en redes, que según el Decreto Nacional Nº 2067/08 alcanza a la tercera cuarta parte de los usuarios con valores que oscilan desde el 80 hasta el 340 por ciento. El encuentro, continuidad de otros de características similares realizados días atrás en Chabás, Casilda y Firmat, tuvo como oradores al intendente local Raúl Ponzio y el presidente comunal chabatense Osvaldo Salomón, quien estuvo acompañado por integrantes de la Comisión de Emergencia de su localidad.
Fue Raúl Ponzio quien dio la bienvenida a los presentes, entre ellos los concejales rosense Hugo Bonetto, Ernesto Mansilla y Pedro De añais y el secretario de gobierno de la municipalidad de Armstrong David Rinaudo, enumerando las distintas actividades que se plasmaron desde los primeros días de junio a la fecha, entre las que se destacaron el pedido de audiencia al gobernador santafesino Hermes Binner –todavía sin respuesta afirmativa-, y la firma de una declaración pública donde se solicitó al Gobierno Nacional la urgente suspensión y/o derogación del mencionado decreto.
A su turno, Osvaldo Salomón dirigió la reunión explicando paso por paso cómo se trabajó en el rechazo a este tarifazo desde el día en que se firmó el decreto que creó un Fondo Fiduciario para importar gas desde Bolivia y así poder cumplir un acuerdo de exportación firmado con Chile. Esa medida reguló una recategorización de usuarios, según su consumo anual, y estableció un subsidio a las garrafas de diez y quince kilos. Los primeros reclamos permitieron que el gobierno nacional exceptúe por cuatro meses a los consumidores de hasta 1500 metros cúbicos.
Seguidamente el titular de la comuna de Chabás citó cada una de las categorías y sus respectivos aumentos; de 1000 a 1250 metros cúbicos de consumo anual el incremento llegará al 86 por ciento, entre 1250 y 1500 al 150%, desde 1500 a 1800 con un tope del 240% y más de 1800 al 340%. Otro dato de importancia aportado durante su alocución fue que entre los 1000 metros cúbicos de consumo anual y los 1500, está comprendida la tercera cuarta parte de los consumidores.
Seguidamente, Salomón preguntó a los presente por qué del rechazo; allí entregó una serie de ítems. El decreto es inconstitucional ya que existe una ley que regula el servicio de gas natural y para plasmar dicha aumento deben ser presentados en asambleas públicas. “Pero como cargo para importar gas, es lo mismo que cualquier impuesto, debería haber ingresado por la cámara de Diputados de la Nación, aprobado por el parlamento y ser transformado en ley”, afirmó el mandatario comunal.
“Además es impagable”, agregó sin dejar de manifestar la total desinformación de parte de la población. “A partir de investigar esto descubrimos que por instituciones intermedias, escuelas, hospitales, panaderías y comercios por ejemplo, podían inscribirse en una nueva categoría donde quedaban exentos, sin embargo ese dato no se conoce porque nadie lo difundió”, declaró Salomón.
Otra situación no menor es que así como en provincias como Córdoba y Santa Fe el piso de los mayores aumentos estuvo en usuarios con consumo de hasta 1500 metros cúbicos, en Buenos Aires ese número se elevó a los 1800, afectando solo al 25 por ciento.
Finalizando la reunión, Ponzio aconsejó que hasta tanto se tomen medidas más firmes, incluso esperando presentaciones que harán grupos de consumidores de la provincia y a las que las comunas y municipios podrán adherir, aquellos usuarios que puedan ingresar en la categoría “P” (los citados en el párrafo anterior) se acerquen a la Oficina de Defensa del Consumidor de nuestra ciudad a fin de poder tramitar dicha recategorización.
Por último, se recordó que el próximo martes de llevará a cabo una asamblea similar en San José de la Esquina, y el jueves 2 de julio podría concretarse otra en la vecina localidad de Armstrong.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada